Eduardo Olivera| Madrid
Alentejo
, provincia de Portugal, compone un tercio del país aunque únicamente cuenta con una décima parte de la población portuguesa. A pesar de su vasta dimensión es una de las regiones más desconocidas en el país, el cual además es característico por su buen clima y su belleza natural única, aparte de la autenticidad y simpatía de los que habitan esta región.

En este contexto nace la Casa Agrícola Alexandre Relvas, propietaria de cientos de hectáreas dedicadas a la vid. Se compone de la Herdade de São Miguel y de la Herdade da Pimenta. La primera se encuentra en el municipio de Redondo y abarca 175 hectáreas de las cuales 35 son de viña plantada en suelos franco-arcillosos y dispone de otras 97 destinadas a alcornoques. El resto del espacio se dedica al mantenimiento y protección de especies autóctonas en peligro de extinción.

Por su parte, la Herdade da Pimenta posee 170 hectáreas, 65 de ellas son viñedos, de las cuales 10 son experimentales y el resto se utiliza para la crianza de ovejas merinas y caballos deportivos. Ampliarán su actividad al enoturismo, ofreciendo a los visitantes la oportunidad de experimentar el trabajo cotidiano de una bodega.

Casa Agrícola Alexandre Relvas produce alrededor de seis millones de botellas al año, que son comercializadas en más de 30 países.

En la visita se podrá disfrutar de la atracción arquitectónica de la Herdade da Pimenta en S. Miguel de Machede y de la atmósfera bucólica de la bodega de la Herdade de São Miguel, en el Redondo. Estos son los puntos de partida de la visita, pero el programa se basa en un servicio personalizado y exclusivo que se amolda al interés específico de cada persona.

Casa Agrícola Alexandre Relvas

En estas dos fincas cabe la acogida a cualquier tipo de evento, ya sean grupos turísticos, celebraciones familiares o encuentros empresariales. Dichos servicios son enriquecidos con una serie de servicios complementarios resultantes de la unión de las mejores selecciones de dos localidades de Alentejo con gran historia y situadas en las inmediaciones como son Redondo y Évora.

Además de la clásica visita a las bodegas también proponen actividades estacionales que acompañan el calendario de la viña y el vino. Conocer más sobre las diversas variedades portuguesas, desvelar el vino hecho en ánfora, vendimiar o pisar uvas son algunas de las posibilidades que ofrecen. Su filosofía es el descubrimiento de las raíces y culturas genuinas de la zona a través del vino, para así encontrarse con la tradición auténtica.

Y debido a la serenidad del paisaje de Alentejo han creado el “árbol de la siesta”, donde se ofrece descanso a la sombra de un chaparro para disfrutar lo más posible de la naturaleza durante la visita.

ACTIVIDADES Y SERVICIOS

•Visitas guiadas a la unidad de transformación de corcho, la alfarería, panadería y quesería tradicionales
• Clases de gastronomía alentejana con la comunidad local y visitas a huertas de ancianos
• Servicio de Catering Alentejo
•Actividades vitivinícolas
•Team Building y eventos corporativos
•Visitas al Museo del Vino
•Paseos en la viña y en el montado
•Traslados desde Lisboa y Évora
•Visita integral a la bodega y catas de vinos