Vive una historia de sueños y pasiones en uno de los países más espléndidos del mundo. Argentina un país soñado, con mar y montaña, llena de paisajes que nos deja con la boca abierta.

A veces nos sorprende como un producto característico de España como es el vino, también lo producen y comercializan en otros países tan lejanos a nosotros y con culturas muy distintas. Concretamente en las Bodegas Giménez Riili las uvas las cosechan a mano y con mucho cariño y dedicación seleccionan cuidadosamente los racimos. Posteriormente hacen una selección manual de granos asegurándose que tengan la calidad perfecta para continuar correctamente con el proceso. Sorprende el mimo y dedicación que le dan a la uva, antes de iniciar la maceración y la fermentación, ya que lo hacen de forma natural sin sufrir ningún tipo de presión ni bombeo.

Bodegas Giménez Riili

A pesar de toda esta elaboración manual la bodega está equipada con la más alta tecnología: sistemas de regulación térmica, tanques de acero inoxidables y una selección de barricas de roble francés. La perfecta combinación de la tradición y la alta tecnología que hace que tengan los mejores resultados.

Argentina, en este mes de julio se viste de blanco, pero no te preocupes porque tiene un clima característico que permite hacer de todo. Bodegas Giménez Riili propone en su restaurante varias opciones de menú maridado con un vino que sorprenderá a tu paladar. Además puedes alojarte en la posada, un alojamiento en suit con vista a las montañas servicios de mucama con desayuno continental. Excursiones en bici por los caminos del valle y si eres amante de los animales, podrás disfrutar de un momento único recorriendo sus viñedos y cordillera en pleno atardecer.

No te pierdas este invierno dulce en Argentina descubriendo sus paisajes y vinos únicos, déjate llevar y vive un viaje de sueño.