Daniela Medina | Madrid

Enoturismo 360º tuvo la oportunidad de asistir a Fiesta de Madrid Marida organizada por la Denominación de Origen de Vinos de Madrid, en el Centro de Innovación Gastronómico, con el objetivo de difundir la cultura del vino a nivel popular en la comunidad.

Durante la velada se pudo disfrutar de los vinos de la Bodega Tagonius, la Bodega Vinícola de Arganda y la Bodega y Viñedos Pedro García; además de las sorprendentes apuestas culinarias de El Palique de Colmenar de Oreja creadas por su chef, Jesús López.

Con tres subzonas diferenciadas, como San Martín de Valdeiglesias, Navalcarnero y Arganda, la Comunidad de Madrid cuenta con más de 8.000 hectáreas de viñedos. La D.O. desde 1990 garantiza la calidad de los vinos en la región.

Desde 2016 son muchas la bodegas correspondientes a la D.O de Madrid, que proponen gran variedad de ofertas de ocio relacionado con el vino. Algunas de las actividades que se pueden realizar en las distintas bodegas son: degustaciones cata, taller con enólogos, visitas a bodegas, picnic en bodegas, actividades gastronómicas, entre otras. Tanto para disfrutar en familia o en pareja, no cabe duda de que son experiencias que nos dejarán un buen sabor de boca.

Riqueza cultural y gastronómica que enmarca cada una de las subzonas

En San Martin de Valdeiglesias podremos disfrutar de una gran riqueza gastronómica y cultural, lugares con enorme valor arquitectónico así como, de las distintas bodegas que abarca.  No puedes perderte el Palacio de Villena, la Casa de los Salvajes y el Museo del Vino. Tampoco las bodegas Don Álvaro de Luna, Las Moradas de San Martín, Bodegas y Viñedos de ValleYglesias o Bodega de Bernabeleva.

En la zona de Navalcarnero podremos visitar su Museo del Vino, la Casa de la Lonja, el Monumento de los Caídos, la Noria Árabe o la Casa Consistorial. También encontrarás las bodegas de Muñoz Martín, Bodegas Andrés Díaz, Bodegas Ricardo Benito, Bodegas Olías, Valle del Sol, Bodegas Elías Álamo o Saturnino Colomo Lucas.

En Arganda, uno de los más sobresalientes patrimonios históricos y artísticos de la comunidad madrileña. Podemos encontrar el Museo Ulpiano Checa, Museo Casas Cuevas y Lavadero Municipal, distintas Rutas Naturales o el Museo del Vino en “La Casa Grande” de Valdelaguna. Sin olvidar, el Museo Etnológico, el Museo de Fallas Reales o el Palacio Real de Aranjuez. También encontarás la Bodega Vinícola de Arganda, Bodegas y Viñedos de Castejón, Bodega Real o la Quina Santa Catalina, entre otras.

Variedades de uva de la D.O. Madrid

Los vinos blancos de Madrid son elaborados con unas Malvar, Albillo Real, Perellada, Torrontés, Viura, Airén, y Moscatel de grano menudo. Las dos primeras con las variedades autóctonas de la D.O.

Malvar: La uva blanca por excelencia en la subzona de Arganda. Racimo grande, suelto y de forma alargada. Produce vinos con un contenido bajo en alcohol y de acidez media.

Albillo Real: Uva blanca principal de la zona de San Martín. De maduración temprana. Se presenta en racimos pequeños, uvas esféricas de un amarillo dorado muy característico.

Los vinos tintos de Madrid, en cambio, se elaboran con uvas de Tempranillo, Garnacha tinta, Cabernet Sauvignon, Merlot, Syrah y Petit Verdot. Las dos primeras se consideran principales de la D.O.

Tempranillo: Presente en Arganda  y Navalcarnero. Es una variedad muy adecuada para la crianza en barrica de roble.

Garnacha tinta: Representa un 75% del viñedo en la zona de Navalcarnero y San Martín. Se presenta en racimos compactos y de tamaño medio. Es de ciclo largo. Cuando alcanza la madurez da lugar a vinos con alto contenido de alcohol y buena acidez.

La gastronomía local de Madrid no tiene nada que envidiar a otras comunidades. La capital aúna una gran variedad de restaurantes donde podremos disfrutar de recetas tradicionales e innovadoras propuestas de una nueva generación de cocineros. Todo ello maridado con las diferentes variedades de vinos que nos ofrece la Comunidad de Madrid.

El presidente de la D.O. Vinos de Madrid, Antonio Reguilón, remató la sesión señalando que: «Cuando las musas os encuentren trabajando sea con una copa de vino de Madrid en la mano».