La bodega catalana lanza un dulce natural elaborado a partir de uvas pasificadas sobre cañizos, para lograr una concentración natural de los azúcares. Un vino naturalmente dulce de vendimia tardía responde a una elaboración limitada de tan solo 838 botellas de 37,5cl.

La bodega más antigua de Cataluña en la elaboración de vinos de crianza lanza su Vi Dolç de Verema Tardana, un blanco de vendimia tardía cuyas uvas han sido previamente pasificadas.

El vino procede de uvas de la variedad petit manseng que se vendimiaron a mano en cajas a finales de octubre de 2019. La uva se deja pasificar sobre cañizos, durante 70 días dentro de la
bodega, siempre a cubierto y con una buena ventilación para una óptima conservación. Con este proceso, se reduce el volumen de la uva y se concentran los azúcares, logrando tan solo un 30% de rendimiento. Asimismo, el vino ganará también complejidad en aromas.

La fermentación es completamente natural, con levaduras autóctonas, hasta que para por sí sola. El resultado es un vino naturalmente dulce con 10,5 % de volumen de alcohol y 250 gramos de azúcar por litro. En lo que respecta a la crianza, envejece en una única barrica de roble francés durante un año.

Amarillo ámbar denso y brillante. Dominio de frutas blancas en almíbar y miel. Recuerdos de albaricoque y melocotón maduro; membrillo y orejones con un ligero fondo de crema tostada y fruto seco. Boca muy untuosa y compleja con notas caramelizadas de mango, jengibre, mermelada y toques cítricos. Final de boca persistente y vibrante.

Verema Tardana de Castell del Remei 2019 se ha elaborado en una exclusiva edición limitada tan solo a 838 botellas de 37,5 cl.

Castell del Remei

Castell del Remei inició su actividad vinícola el año 1780 en Penelles (Lleida) con el propósito de elaborar vinos de crianza de calidad. Las privilegiadas condiciones agroclimáticas de la propiedad y el diseño de las instalaciones -sin parangón en la Catalunya de finales del siglo XIX- lo distinguieron como la primera bodega catalana concebida según el modelo de los admirados châteaux bordeleses.

Bajo la dirección de Tomàs Cusiné y Xavier Cepero amparada en la DO Costers del Segre, la bodega elabora vinos tintos como Gotim Bru, Oda y 1780 y blancos como Gotim Blanc y Oda Blanc.

Aunque Castell del Remei centra su actividad en la elaboración del vino, es mucho más que una bodega. El complejo de edificios que envuelve la finca disfruta de un encanto que revela la larga historia de la propiedad, que se desarrolla y crece también como destinación ecoturística única en las tierras de Lleida. Este 2021 ha recibido la certificación “Biosphere” de turismo responsable y sostenible que reconoce el compromiso de la bodega con la sostenibilidad ambiental.