Jesús Rojas | Madrid |
En la zona más prestigiosa de la Ribera del Duero, lo que se conoce como la Milla de Oro, se encuentra Finca Villacreces. Un paraje único de 110 hectáreas donde se respira historia que nos viene deleitando desde hace años con cada nuevo lanzamiento de Pruno, la joya de su corona.

Ahora ve la luz un estuche especial de la añada 2019 de un vino que ha envejecido durante 12 meses en barrica de roble francés y que ya ha sido bendecido por Robert Parker. Así que nos sobran los motivos para conversar con Lalo Antón, gerente de la bodega.

Este nuevo lanzamiento se encuadra dentro de “Los secretos de Villacreces”. ¿Qué os empujó a crear esta serie?

Sí, así es. Se trata de la cuarta edición de esta serie con la que siempre hemos intentado plasmar eso que transmite la propia finca. Al igual que otros años hemos querido homenajear a ese bosque de pinos centenarios que tenemos o a nuestra historia, en este caso nos hemos querido centrar en el Duero, que es el río que nos rodea.

Son ediciones limitadas que salen a la venta antes de presentar la añada al uso, y en esta ocasión hablamos de Pruno 2019.

Eso es, esta vez se trata de nuestro vino 100% ecológico, que sale en formato Magnum y con un packaging en color rojo muy especial. Queremos que la gente sienta algo parecido a lo que experiementa cuando viene a conocer nuestra finca, que antiguamente era un monasterio cisterciense. Hemos querido transmitir todo eso a todos aquellos que ya conocen Pruno pero buscan algo singular a la par que exclusivo.

¿Y de qué manera influye que esos suelos pobres y de grandes contrastes sean regados por el río Duero?

Para nosotros son muy importantes tanto la proximidad del río Duero como el bosque de pinos que te comentaba, ambos protegen a nuestros viñedos de las heladas. Es lo que marca el estilo de nuestros vinos y por eso lo hemos querido poner en valor.

Recientemente, Robert Parker ha elegido Pruno 2019 como “Mejor vino español de la historia por menos de 20€”. ¿Cómo sientan estos reconocimientos?

Este tipo de cosas nunca te las esperas. Ten en cuenta que hablamos del, posiblemente, crítico más influyente en el mundo del vino. Que haya elegido Pruno como mejor vino del mundo en relación calidad/precio es un orgullo. En cuanto al tema del precio de nuestro vino, digamos que es algo que nos podemos permitir al ser propietarios del 100% del viñedo. Poder hacer un gran vino a un precio razonable es parte del secreto de Pruno.

Y esto no hace más que hacer que crezca ese fenómeno que ya se conoce como la “Prunomanía”…

Es que es un estilo de vino que antes no era tan conocido. Tiene esa explosión de fruta que recuerda a la de un vino joven pero, al mismo tiempo, está muy bien armado por detrás. De primeras es un Crianza con una muy buena entrada en boca pero es luego cuando te das cuenta de que es algo realmente serio. Además, hay una serie de experiencias en torno al enoturismo, como el Día Pruno, que también han contribuido a que se expanda esa “Prunomanía” que comentas. Algo que es más un estilo de vida que otra cosa.