Victoria Llorens | Madrid |

Hace más de 5000 años, en España, se cultivaba ya la uva y se elaboraba vino. El Albariño es uno de la veintena de variedades que constituyen el 80% de la producción nacional española.

Una uva caracterizada por su aroma, recordando en algunos matices al de un albaricoque. El vino Albariño es un vino blanco, seco, muy ligero y delicioso. Tiene un color amarillo-pajizo, brillante, con irisaciones doradas y verdes. Su sabor es fresco y suave, con suficiente cuerpo y graduación alcohólica (11 a 13% Vol.). Su regusto es placentero, elegante y completo.

Con motivo de ello y en honor a este vino se celebra en Cambados ‘La Fiesta del Vino Albariño’. Cambados es un municipio situado en la comarca del Salnés, el centro de las Rías Bajas, en la provincia de Pontevedra. Esta fiesta se celebra desde el miércoles 31 de julio hasta el domingo 4 de agosto.

La inauguración será a la una de la tarde en el Paseo de la Calzada donde comienzan las fiestas con un grupo de gaitas.
Seguidamente, se abren los “stands” para la degustación de los caldos. Durante los días y las noches siguientes se suceden numerosos acontecimientos: conciertos, teatro y talleres infantiles, desfiles y verbenas.

Grupos y artistas como Treixadura, Christina Rosenvinge, Luz Casal y la banda de música de Castrelo formarán parte de esta fiesta durante estos cinco días.

Historia de la Fiesta del Vino Albariño

Sus orígenes comienzan en los años 50. Lo que hoy conocemos como Fiesta del Albariño fue en su origen un concurso entre bodegueros promovido por don Bernardino Quintanilla Álvarez y don Ernesto Zarate. Cuya primera edición se celebró el 28 de agosto de 1953, en coincidencia con la festividad de la Virgen de la Pastora, patrona de Cambados.

La primera merienda-cena tuvo un coste de 4.389,40 pesetas. Participaron medio centenar de comensales y nueve bodegueros concursantes, siendo elegido ganador un vino de José Rodiño Oubiña. Fue precisamente en esa primera cena donde se acordó seguir celebrando el concurso en años sucesivos.

En el año 1977, con motivo de su 25 aniversario, la fiesta es declarada de Interés Turístico, distinción que fue actualizada en septiembre de 1990 a Fiesta de Interés Turístico Nacional.En 1988 se constituye el Consejo Regulador de la D.O. Rías Baixas que, junto al Ayuntamiento, colabora estrechamente en la organización de la fiesta.