Jesús Rojas | Madrid |
Una imagen que se ha estrenado con el lanzamiento de su vino promocional para actividades de comunicación institucional. En esta ocasión, se han embotellado cuatro tipos de vino: dos tintos, un blanco y un rosado, pertenecientes a distintas bodegas. 

El diseño ha sido realizado por el estudio Indómita, tras pasar un concurso interno y privado, en el que fueron invitados a participar seis diseñadores.

Este cambio de imagen de los vinos promocionales del Consejo Regulador se engloba dentro de un proyecto de modernización de la imagen de Jumilla, una DO que ahora quiere apostar por la distinción, la calidad y la elegancia a través de una estética agradable y atemporal. Eso sí, sin prescindir de su historia. De ahí que se puedan apreciar los pendientes íberos encontrados en Jumilla, que figuran en un relieve, dando protagonismo a la personalidad que viene dada por la antigüedad y cultura del vino de esta Denominación de Origen.

La decisión de embotellar cuatro tipos distintos de vino llega para cubrir la necesidad de que el mundo sepa de la existencia de Jumillas blancos y rosados, ya que Jumilla no se limita a los tintos Monastrell (aunque sí han optado por incluir uno envejecido en barrica). Y es que, aunque la esta uva continúa siendo la reina incuestionable de esta zona de tránsito entre la meseta manchega y el Mediterráneo, numerosos vinos de otras variedades también llaman la atención de consumidores de todo el mundo.

Estos vinos se seleccionan y embotellan cada año, tras pasar su correspondiente cata a ciegas realizada por el panel de cata del Consejo Regulador, que son los encargados de puntuarlos y analizarlos, valorando su idoneidad con la zona de producción, su calidad, su perfil y su correspondencia con los terruños de donde provienen.